Lechuga de agua

Pistia stratiotes
Sureste asiático, actualmente en muchas regiones tropicales por arrastre


La lechuga de agua es una de las plantas flotantes clásicas del acuario. Su cultivo está despertando nuevamente el interés. En muchos aspectos, la lechuga de agua es más acomodaticia que muchas otras plantas de hojas flotantes, por ejemplo las especies Nympbaea. Ante todo en cuanto a iluminación. Con iluminación de fluorescentes se consigue un buen desarrollo de la Pistia. Por otro lado, el espacio situado sobre la superficie del agua se callenta de modo adicional por la iluminación y las plantas disponen de luz emitida desde una distancia mínima. Es cierto que la lechuga acuática da lugar en estas condiciones a formas acomodaticias más planas, pero bastan algunas Pistia stratiotes vigorosas con sus raíces acuáticas para crear una sensación exótica adicional a cualquier acuario. Las plantas sobre la superficie, miradas desde abajo, dan impresión de profundidad espacial. La lechuga de agua, con sus hojas de textura aterciopelada, es, pues, una de las plantas flotantes más recomendables para el acuario y sobre todo para el «acuario abierto» que dispone de intensa iluminación superficial. Al igual que las demás plantas flotantes, la Pistia necesita tiempo para aclimatarse. Hay que tener un poco de paciencia si las plantas no arrancan a crecer de inmediato con la alegría esperada. Una vez acomodada, la formación de estolones de la lechuga del agua suele ser tan abundante que se tiene que cortar y entresacar cada semana. En cuanto a sustancias nutritivas se aplica lo dicho para plantas flotantes sueltas: dichas sustancias nutritivas deben estar presentes en una forma asequible para la planta.

En ocasiones, la Pistia muestra hojas amarillentas, a pesar de estar relativamente bien en cuanto a crecimiento y formación de estolones. Por lo general es un síntoma de carencia de hierro. Las plantas flotantes de crecimiento rápido pueden agotar alguna de las reservas nutritivas. En el fondo es deseable (nitrato), pero puede desembocar en situaciones precarias (hierro). En este sentido, la lechuga de agua es un buen indicador (los síntomas de la carencia se ponen de manifiesto en una fase temprana). SÍ el acuario tiene una tapa acristalada, hay que procurar, sobre todo para la lechuga de agua, que el aire no se quede estancado, es decir, que haya el mayor espacio posible debajo de dicha tapa.

2 comentarios:

zanti dijo...

Hola Pablo!! Muy interesante tu blog, te invito a pasar por el foro www.delestanque.com dedicado exclusivamente a las plantas acuaticas!!
Te esperamos!!
Santiago

kmrgeoconsult@gmail.com dijo...

Hola. Muy interesante su blog. Yo tengo ina dida: tengo una lechuga de agua con dos plantitas hijas. El estolon de ambas está muy firme y no sé como debo cortarlos para no dañar a las tres plantas. Donde debo cortar?retiro completamente el estolon? Muchs gracias!!!

Publicar un comentario en la entrada